Páginas

Imagen corporal y reducción de mama

El pecho es una parte importante en la anatomía femenina, muchas veces está directamente relacionado con el sentimiento de feminidad de la mujer y con su autoestima. Por ello; los cambios en la forma, aspecto o tamaño de los senos causados por la cirugía, suelen modificar la imagen y percepción que la mujer tiene de los mismos.

En la mayoría de ocasiones la adaptación y aceptación de los cambios de aspecto y percepción corporal producidos en las operaciones de mama, es muy rápida y no necesita de una atención especial .

¿QUÉ ES LA IMAGEN CORPORAL ?

La imagen corporal es la percepción y conocimiento que tenemos de nuestro propio cuerpo, de sus dimensiones, de las sensaciones que produce. Es el fruto de nuestras vivencias y percepciones.

La imagen corporal es también la representación mental que tenemos de nuestro cuerpo y rostro, puede estar influenciada por las modas, por la presión social, por nuestra idea sobre la belleza o por nuestra relación con los demás. Podemos sentirnos bellos o feos según la forma en que nos miren. Nuestra imagen corporal puede depender del entorno más que de nosotros mismos.

La imagen corporal es lo que vemos reflejado en el espejo cuando nos miramos y lo que sentimos y percibimos en nuestro cuerpo.

La cirugía plástica de los senos, puede ayudar a aquellas personas que tienen una disconformidad con su imagen corporal relativa al tamaño o forma de sus pechos.

Las mujeres de mamas muy grandes o muy caídas suelen tener una gran disconformidad con su aspecto y son, o han sido alguna vez objeto de burla o de comentarios que pueden haber afectado su autoestima y percepción corporal.

¿CÓMO CAMBIA LA IMAGEN CORPORAL TRAS LA CIRUGÍA MAMARIA ?.

Las operaciones de cirugía de reducción de mama pueden causar un cambio en la imagen corporal. Los senos han disminuido su tamaño y pueden haber cambiado sustancialmente su forma. Este cambio necesita de un pequeño periodo de adaptación.

La primera visión que tiene la paciente de las zonas operadas, en ocasiones no ayuda en este proceso de adaptación; ya que el tejido se puede encontrar con edema y equimosis (moratones), mostrando un aspecto que a veces tiene poco que ver con el resultado final. Con algunos procedimientos quirúrgicos de elevación de la mama el seno y la areola se encuentran inicialmente con una forma muy diferente a la que se alcanzará finalmente.

Los cambios en la sensibilidad pueden alterar nuestra percepción corporal. Tras la cirugía es normal que existan cambios temporales en la sensibilidad del tejido. Hay zonas con una sensibilidad aumentada y otras con una sensibilidad disminuida. Un tejido con una alteración en la sensibilidad ofrece percepciones diferentes que influyen en la forma de sentirlo y vivirlo.

Una expectativa irreal sobre los resultados de la intervención puede retrasar la aceptación de la nueva imagen corporal. Campañas agresivas de publicidad realizadas por determinadas clínicas, prometiendo “el pecho que siempre quisiste tener”, haciendo creer que la cirugía estética puede transformarnos a todos en modelos; causa que algunas personas tengan una idea equivocada de los resultados que se pueden obtener.

Las mujeres que se reducen la mama, suelen tener una aceptación muy rápida de su nueva anatomía y enseguida se adaptan a sus nuevas dimensiones corporales. La facilidad para vestirse y realizar deporte, la eliminación o disminución de las molestias de espalda y otras muchas ventajas obtenidas contribuyen a la rápida aceptación de la nueva imagen corporal.

Aunque pueda parecer lo contrario, la mayoría de las mujeres que se reducen las mamas muestra poca preocupación por las cicatrices. La mejora de aspecto y la disminución o eliminación de molestias obtenida compensa la presencia de cicatrices; solo si estas se vuelvan hipertróficas pueden causar una alteración en la auto-imagen de la mujer. La aparición traumática de las cicatrices pueden alterar el esquema e imagen corporal de muchas personas cuando no son esperadas, por ejemplo tras un accidente, sin embargo, cuando las cicatrices son esperadas por la paciente su asimilación en la imagen corporal es más rápida.

Consideramos que las pacientes que se someten a una operación de cirugía estética pueden tener una disconformidad con su imagen corporal pero no tienen una alteración de la misma. Es decir hay algún aspecto de su cuerpo que no les gusta pero no tienen una visión distorsionada del mismo. Una alteración en la percepción de la imagen corporal puede causar que los resultados no sean los esperados y por ello cueste aceptar la nueva imagen corporal. Algunas mujeres nunca se ven el pecho lo suficientemente grande y querrán aumentárselo varias veces, otras por el contrario nunca lo ven lo suficientemente pequeño. Para estas personas es más difícil la aceptación de su realidad corporal y pueden necesitar de un tratamiento médico psicológico que nada tiene que ver con la cirugía estética.

1 comentario:

  1. Muy bueno, es totalmente cierto lo que dice este artículo. Yo dentro de 4 días me someto a la mamoplastia de reduccion, y la verdad, las cicatrices son lo menos importante...

    ResponderEliminar

Los comentarios están moderados.
No escribas con abreviaturas.
Intenta no cometer faltas de ortografía