Páginas

Reconstrucción de mama

“¡Qué fantasías se hacía Josefito, solo por los montes desiertos, por los pinares medrosos, contra el zaratán! ¡Si el pudiera arrancárselo del pecho a Cinta Marín y dejarla buena, sana en su blancura, como un nardo sin daño, sin gusano, sin hormiga, cómo se lo agradecería ella! ¡Qué descansada la dejaría, con que dulzura le sonreiría, con su pecho otra vez entero, repuesto y liso!. Juan Ramón Jiménez (Entes y sombras de la infancia y juventud, 1958)

Tres momentos en la reconstrucción de mama, fotografías cedidas por el Dr. Martín del Yerro

¿EN QUÉ CONSISTE?

La reconstrucción de mama postmastectomia en un conjunto de procedimientos quirúrgicos y estéticos que reconstruyen una mama total o parcialmente extirpada a consecuencia del tratamiento terapéutico o preventivo del cáncer de mama.

La intervención tiene como objetivo devolver la feminidad de la mujer, potenciando su autoestima y recobrando su esquema corporal.

La reconstrucción mamaria se puede comenzar a realizar en el mismo acto quirúrgico de la mastectomía (reconstrucción inmediata) o posteriormente, semanas, meses o años después (reconstrucción diferida).

Existen diferentes procedimientos que incluyen la utilización de implantes y/o tejido de la propia paciente para la reconstrucción del seno.

¿CÓMO ES EL PERIODO POSTOPERATORIO?

El tipo de intervención condiciona el periodo de recuperación, la estancia hospitalaria y la presencia de drenajes. La cirugía con tejido de la propia paciente exige más tiempo de recuperación.

La aparición de edema es habitual debido al trauma quirúrgico, la posible extirpación de ganglios linfáticos puede aumentar el edema en la zona intervenida y desencadenar a corto o largo plazo un linfedema .

Si se han recibido sesiones de radioterapia, puede ser recomendable un tratamiento previo a la cirugía de preparación de la piel debido a que tras la radioterapia la piel se puede mostrar más fina, inelástica y con adherencias. Estos tratamientos pre-cirugía ayudan a preparar el tejido para la cirugía.

La mastectomia, la cirugía axilar o la cirugía con tejido autólogo puede causar limitaciones funcionales que necesiten de tratamiento fisioterapéutico adicional.

Los tiempos de recuperación varían dependiendo de las características de la cirugía reconstructiva.

Es importante la reincorporación paulatina a las actividades cotidianas siguiendo las recomendaciones del equipo médico.

¿CÓMO ES EL TRATAMIENTO DE RECUPERACIÓN?

El drenaje linfático manual (DLM) es la técnica principal en el tratamiento. El DLM acelera los tiempos de recuperación y ayuda a eliminar las molestias o dolor postoperatorio. Se deben adaptar las maniobras y las direcciones de drenaje al estado del tejido, tipo de intervención realizada y presencia o ausencia de ganglios linfáticos axilares.

Cada paciente necesita un tratamiento personalizado. La cirugía (mastectomia, linfadenoctomia, reconstrucción de mama), la posible aplicación de quimioterapia o radioterapia, y el estado físico-emocional de la paciente van a condicionar las técnicas y sesiones.

Enseñamos a la paciente a realizar una respiración abdominal profunda seguida de una expansión del tórax, está respiración facilita la adaptación al espansor o implante definitivo (si los lleva) y propicia la relajación.

El drenaje linfático manual y el masaje suave sobre el expansor siguiendo unas directrices precisas aceleran la adaptación del tejido al proceso de expansión, eliminando molestias.

El masaje posterior a la expansión del implante reduce o elimina las molestias producidas en la expansión y es muy agradecido por las pacientes.

Cuando ha existido cirugía de colgajos el tratamiento de recuperación incluye además de la mama reconstruida (zona receptora) el lugar de donde se ha extraído el colgajo (zona donante).

Si a consecuencia de la cirugía axilar o de colgajos está limitada la capacidad de movimiento es necesario fisioterapia complementaria.

Para recobrar la posible perdida de movilidad causada con la intervención nuestros fisioterapeutas enseñan ejercicios específicos de recuperación.

La aparición del linfedema posmastectomia exige un tratamiento más complejo que además del drenaje linfático puede incluir: vendajes compresivos, kinesiotape, y cuidados específicos en la piel.

TRATAMIENTOS DE MANTENIMIENTO Y MEJORA DE LOS RESULTADOS

Puede ser necesario un tratamiento adicional para mejorar el aspecto de las cicatrices. Si la paciente sufre un linfedema puede necesitar tratarse de forma continuada para mantenerlo controlado. Las perdidas de movilidad causadas por la mastectomia pueden requerir de tratamiento de fisioterapia a medio o largo plazo.

Debido a las características de las pacientes que están en proceso de reconstrucción mamaria solo aceptamos realizar su tratamiento bajo prescripción y control médico .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.
No escribas con abreviaturas.
Intenta no cometer faltas de ortografía