Páginas

Mamoplastia de reducción

en puridad, los pechos de Carmen, aún revestidos de negro, eran excesivamente pugnaces para ser de luto” Miguel Delibes (Cinco horas con Mario)

La mamoplastia de reducción es la intervención por la cual se remodela y reduce el tamaño de las mamas. Además de buscarse una mejoría estética en la figura y proporciones corporales, se persigue acabar con el perjuicio físico o psicológico que puede conllevar un pecho demasiado grande. La areola también suele reducir para lograr un resultado más armónico.

Existen múltiples técnicas quirúrgicas para realizar una reducción mamaria y dependen sobre todo de la cantidad de tejido que haya que eliminar, de la ptosis (caída) de la mama, y de la forma y proporciones del tórax y el cuerpo de la mujer. La técnica utilizada determina la posición y tamaño de la cicatriz. Esta puede ser: peri-areolar con prolongación vertical, peri-areolar con T invertida o peri-areolar con L.

¿CÓMO ES EL PERIODO POSTOPERATORIO?

El acto quirúrgico provoca una lesión en los tejidos que causa la aparición de un edema. Puede presentarse algo de equimosis (moratones) alrededor de la areola, en la mama o en los costados que será reabsorbido en los días siguientes.

Tras la intervención puede vendarse el seno o colocar un sujetador para controlar la hinchazón del pecho y mantenerlo sujeto. El sujetador debe utilizarse día y noche durante un tiempo que oscila entre uno y dos meses.

Pasados 10 días se quitarán los puntos externos (si los hubiese). Si la sutura es interna no se retiran puntos .

La forma del seno va cambiando, hay que esperar varios meses para apreciar el resultado final. La recuperación de las dos mamas no suele ser simétrica, siempre un pecho se sentirá un poco más duro o más hinchado y uno recuperará antes que el otro.

Es habitual la perdida temporal de sensibilidad en la areola y el pezón y en las zonas de la mama próximas a la cicatriz, esta sensibilidad se va recobrando en el transcurso de las semanas siguientes. Con algunos procedimientos quirúrgicos en mamas que necesiten una gran reducción puede existir una perdida de la sensibilidad permanente. Algunas pacientes en cambio experimentan un aumento temporal de la sensibilidad que poco a poco se normaliza.

A partir de la segunda semana puede aparecer fibrosis (notarás durezas al tacto debajo de la piel), normalmente próxima a la cicatriz. Esta fibrosis desaparece trascurridos unos meses.

La piel ha de cuidarse con cremas hidratantes y proteger las cicatrices del sol durante los primeros meses.

La paciente solo se duchará cuando el cirujano lo autorice, los primeros días las duchas serán cortas y la paciente no debe bañarse para no reblandecer las cicatrices.

Es frecuente tener tensión o molestias en la espalda debida a los cambios posturales, a la obligatoriedad de dormir boca arriba o al estrés y ansiedad que puede rodear la operación.

Las mujeres fumadoras tienen más riesgo de sufrir complicaciones en la cicatrización y necrosis del tejido. El tabaco impide la correcta vascularización de los tejidos. Es muy importante no fumar las dos semanas anteriores y posteriores a la intervención para evitar complicaciones en el postoperatorio.

La mamoplastia de reducción puede reducir la capacidad de lactancia o incluso anularla.

¿CÓMO REALIZAMOS LOS TRATAMIENTOS POSTOPERATORIOS?

La experiencia cotidiana nos demuestra que las pacientes que reciben sesiones postoperatorias tienen una recuperación más corta y agradable, aliviándose la tensión en mamas y espalda.

La técnica manual mas utilizada es el drenaje linfático manual (DLM). Las maniobras suaves y precisas de drenaje linfático disminuyen en menor tiempo el edema postoperatorio. Al disminuir la hinchazón del seno desparecerán antes la tensión y molestias en la mama, además de facilitarse la cicatrización. Las maniobras se realizan con extremo cuidado y tienen que ser siempre agradables para la paciente.

Si aparecen zonas de fibrosis, los ultrasonidos y el masaje anti-fibrosis localizado, aceleran su desaparición.

No se debe aplicar masaje vigoroso en la mama durante las primeras semanas.

El tratamiento de la cicatriz se contempla siempre dentro de las sesiones de recuperación postcirugía. Durante los primeros días es normal que esta se encuentre formando pliegues o arrugas. La correcta colocación de los apósitos acelera la recuperación.

Debido a que una de las quejas más frecuentes de las pacientes es el dolor de espalda y cuello . Hemos desarrollado un método de masaje que permite tratar la espalda y cuello permaneciendo la paciente cómodamente tumbada boca arriba . Ver video

Los tratamientos de recuperación postoperatoria ayudan a normalizar antes la sensibilidad en la mama y a readaptarse al nuevo esquema e imagen corporal.

TRATAMIENTOS DE MEJORA MANTENIMIENTO Y MEJORA DE LOS RESULTADOS.

En la mayoría de las ocasiones no es necesario realizar tratamientos para la mejora de los resultados. La utilización de cremas hidratantes ayudará a mantener los resultados de la cirugía.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Los comentarios están moderados.
No escribas con abreviaturas.
Intenta no cometer faltas de ortografía