Páginas

Contracción de un vaso linfático

Los capilares linfáticos constituyen el comienzo del sistema linfático, se encuentran prácticamente en todo el organismo, excepto en: cartílagos, sustancia ósea, pelos, uñas y sistema nervios central. Se originan a nivel de la unidad microcirculatoria, se anastomosan y llevan la linfa hasta los vasos linfáticos.
Los capilares linfáticos tienen forma de dedo de guante y forman redes en el espacio intersticial encargadas de recoger todo el liquido presente así como proteínas y moléculas de gran tamaño que no han sido recogidas por el sistema venoso. Los capilares linfáticos no tienen capa externa (adventicia) y se hallan sujetos a las fibras de colágeno del tejido conjuntivo por unos filamentos de ácido hialurónico.
Los capilares linfáticos llevan la linfa hasta los colectores linfáticos, vasos de mayor calibre que disponen de válvulas las cuales en condiciones normales llevan la linfa en una sola dirección, hacia los ganglios linfáticos. Sus paredes están compuestas por tres capas: interna (tejido conectivo), media (fibras musculares lisas) y adventicia (tejido conectivo)

La porción del vaso linfático comprendida entre dos válvulas se denomina linfangión. Los linfangiones tiene la propiedad de contraerse impulsando la linfa. Se contraen de 6 a 12 veces por minuto, produciéndose una pausa entre contracción de 5 ó 6 segundos, los linfangiones se comportan como corazones en miniatura. El sistema linfático está formado por millones de linfangiones.

Distinguimos entre colectores linfáticos prenodales y colectores linfáticos postnodales. Los primeros llevan la linfa desde los capilares linfáticos hasta los ganglios linfáticos y los segundos la llevan a otro grupo de ganglios o hacia los troncos linfáticos. Los colectores linfáticos postnodales suelen tener mayor grosor que los prenodales.
Existen colectores linfáticos superficiales que discurren en el tejido subcutáneo y colectores linfáticos profundos que discurren debajo de la fascia superficial; en condiciones normales existen pocas comunicaciones entre ellos.

El drenaje linfático manual puede aumentar la velocidad de contracción de los linfangiones.
video
En el video podemos ver el momento en que el linfangión se contrae expulsando la linfa.

Palabras clave: drenaje linfático, linfangión, contracción, vaso linfático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.
No escribas con abreviaturas.
Intenta no cometer faltas de ortografía