Páginas

El síndrome de las piernas inquietas

¿Qué es el síndrome de las piernas inquietas? (SPI)

El síndrome de las piernas inquietas es un trastorno neurológico caracterizado por sensaciones desagradables en las piernas y el impulso incontrolable de moverlas para aliviar estas sensaciones.

¿Alguna vez has tenido la necesidad de mover las piernas cuando te has ido a dormir?

La característica principal de este síndrome es que los síntomas se manifiestan cuando la persona intenta relajarse o dormir. Como consecuencia final, muchas personas padecen insomnio, empeorando su calidad de vida

El Síndrome de las Piernas inquietas, se empezó a diagnosticar recientemente por lo que muchos médicos desconocen su existencia y muchos pacientes no saben que tiene tratamiento.

El SPI afecta más a mujeres que a hombres al igual que la fibromialgia. Muchos pacientes con fibromialgia padecen el síndrome de piernas inquietas, por ello algunos especialistas relacionan ambos síndromes.

Muchas de las personas afectadas también sufren de contracciones involuntarias en las piernas.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de las piernas inquietas?

En la actualidad no existen pruebas diagnósticas para el SPI. El trastorno se diagnostica clínicamente evaluando el historial y síntomas del paciente. Aunque existe una descripción clara de las características clínicas, a menudo la enfermedad no se diagnostica correctamente o no se diagnostica.

En 1995, el Grupo Internacional de Estudio sobre el Síndrome de las Piernas Inquietas identificó los cuatro criterios básicos para diagnosticar el SPI:

1. deseo de mover las extremidades, a menudo asociado con parestesias o disestesias. Los afectados describen hormigueos, calambres, picores, escalofríos
2. síntomas que empeoran o sólo están presentes durante el reposo o que se alivian parcialmente o temporalmente con la actividad,
3. inquietud motriz.
4. Empeoramiento nocturno de los síntomas.

Los síntomas del SPI varían de una persona a otra en su severidad y duración. En los casos leves; los síntomas ocurren de vez en cuando, con sólo una interrupción ligera al comienzo del sueño. En los casos severos; los síntomas ocurren más de dos veces a la semana.

Los síntomas pueden comenzar en cualquier etapa de la vida, aunque el trastorno es más común en personas mayores. Algunas personas tienen una mejoría espontánea que puede durar semanas o meses, e incluso algunos años.

¿Qué causa el síndrome de las piernas inquietas?

En la mayoría de los casos, se desconoce la causa del SPI. En casi la mitad de los casos, existe un historial familiar de la enfermedad lo que sugiere una forma genética del trastorno. Las personas con la forma hereditaria de SPI tienden a ser más jóvenes cuando los síntomas comienzan y tienen una progresión más lenta de la enfermedad.

En otros casos, el SPI parece estar relacionado a los siguientes factores o condiciones, aunque los investigadores aún no saben si estos factores realmente causan el síndrome:

Bajo nivel de hierro o anemía. Una vez que se hayan corregido los niveles de hierro o la anemia, los pacientes pueden ver una disminución en los síntomas.
Las enfermedades crónicas como: el fallo renal, la diabetes, la enfermedad de Parkinson, y la neuropatía periférica están asociadas con el SPI. Cuando se trata la enfermedad principal a menudo se obtiene un alivio de los síntomas del SPI.
Algunas mujeres embarazadas sufren de SPI, especialmente en su último trimestre. En la mayoría de estas mujeres, los síntomas generalmente desaparecen a las 4 semanas del parto.
Algunos medicamentos y drogas como: las drogas para prevenir la náusea (proclorperazina o metoclopramide), las convulsiones (fenitoin o droperidol), las antipsicóticas (haloperidol o derivados de la fenotiazina), y algunos medicamentos para el catarro o las alergias-pueden agravar los síntomas. Los pacientes pueden consultar con su médico sobre la posibilidad de cambiar los medicamentos.
La cafeína, el alcohol, y el tabaco pueden agravar o provocar los síntomas en los pacientes con predisposición a desarrollar el SPI. Algunos estudios han demostrado que una reducción o la eliminación total de tales sustancias pueden aliviar o hacer desaparecer los síntomas.

¿Cómo se trata el síndrome de las piernas inquietas?

Aunque el movimiento produce alivio a los pacientes con SPI, generalmente es sólo temporal. Sin embargo, el SPI se puede controlar si se encuentra otra posible afección que contribuya al síndrome.

A menudo, al tratar la condición médica asociada, como la neuropatía periférica o la diabetes, se alivian muchos de los síntomas.
Para los pacientes con SPI idiopático (sin causa conocida), el tratamiento persigue el alivio de los síntomas.
La disminución de la ingesta de cafeína, alcohol y tabaco puede reducir los síntomas.
Ingerir suplementos para corregir deficiencias de hierro, folato, y magnesio pueden ser útiles. Los estudios también han demostrado que si se duerme de forma regular, se pueden reducir los síntomas. El paciente puede intentar dormir en las horas que note que existe menor sintomatología. El ejercicio físico puede ayudar también a aliviar los síntomas.
Algunos medicamentos se utilizan para tratar el síndrome entre ellos: relajantes, opiáceos, y depresores del sistema central

Aplicación de masaje para el síndrome de piernas inquietas.

El masaje puede disminuir la sintomatología pero no eliminarla por completo.
¿Qué tipo de masaje será el más efectivo? El masaje de relajación, lento, con maniobras rítmicas puede ayudar a disminuir los síntomas. Una de nuestras pacientes; que padece el síndrome, refiere que lo síntomas mejoran mucho en las temporadas que recibe masaje (uno a la semana, de una hora de duración), y empeoran en verano, cuando no recibe masajes. Al ser un caso aislado no podemos afirmar que el masaje sea la razón de la disminución de síntomas.
El masaje de relajación a base de maniobras lentas, rítmicas y repetitivas tiene un gran efecto sedante sobre el sistema central, por lo que lo consideramos adecuado.

Palabras clave: piernas inquietas, masaje, síndrome.

3 comentarios:

  1. Yo tengo el síndrome!!! En realidad recién me entero de que lo es, siempre pensé que era sólo "mi problema con las piernas".
    Yo siempre lo he asociado a una combinación de estrés, sueño y frío. Puede darme con sólo estrés, o sólo sueño. Nunca me ha dado por sólo frío, pero parece que lo desencadena con mayor facilidad.
    Lo que hago cuando me da la crisis es provocar la circulación y el calentamiento, hago ejercicio rápido (a lo loco, como sea) troto dentro de mi sala, gimnasia, lo que sea, y cuando estoy más caliente y cansada, me echo de inmediato a la cama y trato de dormir. me funciona muy bien. Cuando estuve operada fue un problema, porque no podía hacer ejercicio, pero traté de mover las piernas tanto como pude y después de más de media hora conseguí dormir.
    Es verdaderamente desesperante a veces.... no duele pero no deja hacer nada!!!!

    ResponderEliminar
  2. En mi caso no suele darme durante el sueño sino despierta...me es totalmente imposible dormir si me da una crisis, es inaguantable!!!

    ResponderEliminar
  3. hola buenas me acabo de quedar de piedra esto lo e mirado por que estoy pasando una noche fatal y no puedo dormir y me e preguntado? Voy a mirar haber si pone algo en internet y creia que era una cosa que solo ne pasaba a m... es malisimooo!!

    ResponderEliminar

Los comentarios están moderados.
No escribas con abreviaturas.
Intenta no cometer faltas de ortografía