Páginas

Drenaje linfático manual: Presión adecuada

La técnica del drenaje linfático manual (DLM), es una de las mas complejas en su ejecución y aprendizaje. Una de la mayores dificultades de los principiantes y estudiantes del drenaje linfático manual ; es adecuar correctamente la presión de las maniobras

¿QUÉ PRESION DEBE REALIZARSE EN LAS MANIOBRAS DE DRENAJE LINFÁTICO MANUAL?

Las manipulaciones de DLM, deben realizarse con menor presión que las de masaje clásico (amasamientos, fricciones…). El éxito del tratamiento viene determinado por la correcta presión y ritmo en la maniobras.

Según A. Leduc y O. Leduc, las maniobras deben ser extremadamente suaves y superficiales, siendo el valor maximo de presión: 40 mm Hg (54,40 Gr/cm2).

Para Fernández y Lozano, la presión de las maniobras oscilara entre 15 y 40 Torr. (mm Hg) (entre 20,4 gr/cm 2 y 54,40 gr/cm2)).

Otros autores afirman que no se puede dar medidas exactas sobre la presión a realizar en las sesiones de drenaje linfático manual. Para Ferrandez (2006) la presión se dosifica en función de la tensión del tejido y ante la ausencia o resultados clínicos.

NOTA: hemos anotado la presión en gr/cm2 para que se pueda calcular con mas facilidad la presión que mencionan los diferentes autores. 1 Torr es igual a 1, 36 gr/ cm2. Una forma adecuada de aprender a dosificar y calcular la presión, es utilizar una balanza de precisión, o una bascula de cocina; para ello efectuamos la presión con la yema de un dedo (aproximadamente 1 cm2) mientras se visualiza el resultado en la balanza o báscula.

Nuestras recomendaciones referidas a la presión en los tratamientos de recuperación post cirugía estética, son las siguientes:

- Sobre piel más fina, menor presión. Por ejemplo; sobre los parpados las maniobras serán más suaves, que sobre la piel de la espalda.
- Sobre zonas, en las que el hueso esté más próximo (codos, rodillas, pómulos, etc.) menor presión para no colapsar los vasos linfáticos al comprimirlos contra el hueso.
- En caso de intervención quirúrgica, cuanto más reciente sea la intervención menor presión realizamos y menor amplitud tendrá la maniobra. El drenaje linfático debe ser siempre agradable para la paciente.
- Si aparece hiperemia (enrojecimiento de la piel), debemos disminuir la presión. La presencia de hiperemia es el síntoma del aumento de la filtración arterial. Con el drenaje linfático el objetivo perseguido es la reabsorción del edema
- Se adaptará la presión al estado del tejido. La presencia de fibrosis nos obliga a modificar la presión y a realizar maniobras adicionales anti-fibrosis.

Bibliografía:
- FERNÁNDEZ ADORA y LOZANO CONXITA: Drenaje linfático manual. Ediciones Nueva Estética. Barcelona.1998.
- LEDUC, A y LEDUC, O: Drenaje linfático. Teoría y práctica. Ed Masson. Barcelona. 2003
- FERRANDEZ, J.C: El Sistema Linfático. Historia, iconografía e implicaciones fisioterapéuticas. Editorial Médica Panamericana. Madrid 2006.


Para más información: postcirugiaestetica.com/drenajelinfaticomanual.htm

Palabras clave: drenaje linfatico manual, presión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.
No escribas con abreviaturas.
Intenta no cometer faltas de ortografía