Páginas

Injertos

Un injerto es parte de un tejido que se separa de su zona dadora o donante, privándola totalmente de su aporte sanguíneo antes de transferirlo al lecho receptor del que se deberá nutrir. El injerto está compuesto de dermis y parte de la epidermis de la zona donante.

Un caso tipico de injerto en cirugía estética, lo encontramos en grandes reducciones mamarias, cuando es necesario separar por completo el pezón-areola de la mama y volver a situarlo en una posición más elevada. La utilización de un injerto previene la necrosis del CAP (complejo areola pezón) pero elimina la sensibilidad erógena del pezón.


La supervivencia del injerto depende de varios factores:

- Adecuada vascularización en el lecho receptor.
- Contacto entre el injerto y el lecho receptor. Para mantener este contacto es importante:
- Ausencia de edema que separe el injerto de la zona receptora.
- Ausencia de movimiento entre el injerto y la zona receptora que destruya vasos sanguíneos neoformados.
- Excesiva o poca tensión entre el injerto y la zona receptora.
- Ausencia de rechazo inmunológico.

Durante las primeras 72 horas el injerto sobrevive gracias a la circulación plasmática que le permite absorber los nutrientes necesarios.
La creación de anastomosis se produce entre las 48 y 72 horas, la circulación sanguínea se establece entre el tercer y el cuarto día.
El drenaje linfático en el injerto se recupera tras 5 ó 6 días.

El injerto del pezón tiene capacidad eréctil ya que el pezón posee fibras musculares y eréctiles. En ocasiones se recupera parte de la sensibilidad.

El injerto debe mantenerse inmóvil para lograr su supervivencia por tanto hay que evitar cualquier movilización sobre la zona injertada durante las primeras 72 horas, manteniendo un vendaje compresivo. Los apósitos húmedos pueden ser de utilidad.
El médico o el personal de enfermería comprobará la presencia de hematoma y seroma y procederá a evacuarlo si aparece.
Se debe aplicar crema sobre el injerto ya que este en un principio carece de la lubricación que proporciona las glándulas sudoríparas.
Debe evitarse la luz del sol directa para no provocar hiperpigmentación en el injerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.
No escribas con abreviaturas.
Intenta no cometer faltas de ortografía