Páginas

Tipos de pacientes

Estos son algunos de los tipos de paciente, que pueden acudir a recibir un tratamiento de recuperación post cirugía estética. Algunos pacientes se clasifican claramente en alguno de los grupos, otros pueden encuadrarse en varios, y muchos otros no presentar ninguna de la características que señalamos

EL PACIENTE DESCONFIADO.

Estos pacientes muestran desconfianza sobre el tratamiento o sobre partes del mismo. Dudan que las técnicas de masaje o la aparatología sean las apropiadas.
Debemos asegurarles que el tratamiento realizado es correcto y es el mejor a emplear. Podemos mostrarles artículos científicos que demuestren la eficacia del tratamiento.
El terapeuta que los atenderá será siempre el mismo, ya que posiblemente desconfíen de otro terapeuta.
Es muy importante no ofrecerles informaciones contradictorias o que puedan ser fácilmente rebatidas.
Aunque la desconfianza por parte del paciente desparece en pocas sesiones, en algunos casos puede mantenerse durante muchas visitas.

EL PACIENTE APRENSIVO

Este tipo de paciente piensa que va a sufrir todas o algunas de las posibles complicaciones que pueden aparecer en cualquier acto quirúrgico. Los síntomas normales de recuperación son vividos como señales de una enfermedad o complicación.
Debemos ser muy cuidadosos con la información que reciben estos pacientes ya que a mayor información mayor probabilidad de que crean que padecen los síntomas que demuestran la aparición de una complicación.
Hay que asegurarles que el tratamiento que reciben es el más conveniente. Debemos convencerles de que las molestias postoperatorias son normales e irán desapareciendo en los siguientes días.

EL PACIENTE OBSESIVO.

El paciente obsesivo muestra una excesiva preocupación por el proceso postoperatorio, pregunta varias veces lo mismo, incluso durante la misma sesión. -¿Me pondré bien?. -¿Es normal lo que me pasa?.
Debemos asegurar al paciente que se pondrá bien y explicarle que es normal que el tejido muestre peor aspecto en los primeros días. Si aparece alguna complicación real es necesario explicar al paciente que somos conscientes de ello y hemos puesto los medios necesarios para remediarla. Puede ser conveniente ocultar información al paciente para no despertar su obsesión.

EL PACIENTE INCONFORMISTA.

Este tipo de paciente tiene una visión distorsionada de la realidad, piensa que la cirugía plástica hace milagros y exigirá resultados imposibles. Se presentan así mismos como personas que exigen la perfección en todo lo que hacen. Nunca estará plenamente contento con los resultados obtenidos. La mala información que aparece en los medios de comunicación respecto a la cirugía plástica es en parte culpable de este tipo de comportamiento.
Es importante hacer comprender antes de la intervención al paciente que la cirugía no hace milagros y que hay que tener una visión realista de los resultados obtenidos. Tras la intervención el paciente se quejará de que los resultados, aún cuando estos sean excepcionales. Comparar las fotografías de antes y después ayuda a estos pacientes a ver la mejoría obtenida. Debemos serenar al paciente y hacerle comprender que la mejoría tarda en verse unas semanas o meses.

EL PACIENTE DESPREOCUPADO.

Este tipo de paciente presta poca atención a las recomendaciones postoperatorias e incluso puede realizar actividades que comprometan el resultado final de la intervención. No acuden a las revisiones, a las curas postoperatorias o las sesiones de masaje y recuperación.
Debemos hacerles entender la necesidad de cumplir las recomendaciones postoperatorias para lograr una recuperación corta y agradable.

EL PACIENTE DEPRIMIDO.

Cuando una persona se opera del estomago o de una hernia discal, nadie de su entorno cuestiona la necesidad de la intervención; sin embargo cuando hablamos de cirugía estética muchas persona del entorno de la persona cuestionan la necesidad de tal intervención e incluso recomiendan al paciente que no se opere. Estos comportamientos del entorno del paciente pueden ser contraproducentes en caso de que aparezca la depresión postoperatoria y pueden ser una de las causas desencadenantes.
La depresión postoperatoria se produce en las semanas siguientes a la intervención; los pacientes se cuestionan la necesidad real de la intervención, pueden aparecer sentimientos de culpa o remordimiento. Las molestias o dolores postoperatorios y el aspecto desfavorable del tejido en los primeros días contribuyen a la aparición de la depresión. Conforme mejore el aspecto del tejido y disminuyan las molestias el paciente se sentirá mucho mejor.
También existe una causa orgánica. El estrés que rodea la intervención aumenta el nivel de cortisol en el organismo, tras la intervención este nivel desciende bruscamente y se sitúa en niveles normales lo que crea un síndrome de abstinencia que se evidencia como depresión.
Es importante que el paciente huya de las personas negativas, de aquellas que cuestionan la idoneidad de la operación o sus resultados
Nuestra labor se basa en explicar a la paciente que la depresión es normal y es algo transitorio que irá desapareciendo según se encuentre mejor. Podemos utilizar Reiki, flores de Bach y/o cualquier masaje o técnica que influya en el campo emocional.
Estamos convencidos que las pacientes que siguen tratamientos postoperatorios tienen menor riesgo de padecer depresión postoperatoria, de hecho en las pacientes que acuden de forma regular a las sesiones es muy difícil detectar depresiones.

EL PACIENTE CON SENTIMIENTO DE CULPA.

El sentimiento de culpa por haberse operado es más común en mujeres jóvenes y con hijos pequeños y cuando aparece, lo hace en el postoperatorio inmediato. Pueden aparecer sentimientos totalmente desproporcionados.
Debemos explicar a la paciente que estos sentimientos son normales y que desaparecerán en pocos días. Hay que reforzar la autoestima de la persona.

EL PACIENTE CON UNA IMAGEN DISTORSIONADA DE SI MISMO.

Cuando un paciente tiene una imagen distorsionada de si mismo posiblemente no estará contento con los resultados de la cirugía.
Una vez más debemos reforzar la autoestima e intentar que el paciente vea lo positivo. Hay que buscar una buena integración del esquema e imagen corporal y para ello el masaje es de gran utilidad.


Palabras clave: pacientes, recuperación post cirugia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados.
No escribas con abreviaturas.
Intenta no cometer faltas de ortografía